Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
9 agosto 2015 7 09 /08 /agosto /2015 05:21

En el presente estudio de casos se pretende asumir el análisis de un problema prioritario para Venezuela en este momento, con un alto contenido mediático y con una alta dosis de sensibilidad y emocionalidad. El estado actual de la controversia de límites entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa de Guyana. Aproximadamente en la segunda década del siglo XIX inicia la presencia del Imperio Británico en plena formación y expansión en el área de Guayana al este del río Esequibo. El capitalismo está evolucionando de su fase librecambista a su fase monopolista que finalmente lo llevará al imperialismo en las primeras décadas del siglo XX. Se desarrollan casi todas las áreas del capitalismo mundial, las finanzas, los seguros, el comercio, la industria, la ciencia, la técnica, avanza a niveles sin precedentes hasta ese momento. Gran Bretaña y Londres son el centro del mundo y buena parte de ese mundo estará bajo dominio británico antes que finalice el siglo XIX. La Gran Bretaña y otros países en su enorme proceso de crecimiento y expansión no cesan de avanzar en el control y la dominación de áreas atrasadas y periféricas que le permitan apuntalar su posición de riqueza y dominación. India y África son una clara muestra de ese proceso que se acentúa a partir de 1850. Todo el proceso de industrialización y avance del capitalismo genera un conjunto de tensiones políticas y sociales que se van resolviendo gradualmente con el desarrollo de la democracia liberal clásica y de los estados de bienestar social. Iberoamérica comienza su proceso de ruptura del vínculo colonial con las metrópolis española y portuguesa en 1810, quedando irremediablemente incorporados al imperio informal británico, pasan de ser colonias a la realidad semicolonial; destinando la producción agropecuaria nacional al mercado capitalista único mundial controlado por los británicos, los productos mercantilizados pasan al mercado a través de las casas comerciales ya través de ellas ingresan al país todos los productos de importación. El comercio exterior conforma el sector dinámico de la economía. Seguidos muy de cerca por el joven vecino del norte (Estados Unidos) que avanza con paso firme, sin pausa pero sin prisa, hacia jugar un papel significativo en el concierto de los grandes del mundo, la doctrina Monroe, el destino manifiesto y la cuadratura del mapa de costa a costa son pruebas importantes de eso. Los países iberoamericanos conforman flamantes y debilitadas repúblicas liberales y democráticas con principios absolutamente divorciados de la realidad social que irremediablemente conducen a la inestabilidad, al caudillismo y a las guerras civiles. Desequilibrios que se agudizan por los efectos que en las áreas periféricas del mundo generan las crisis cíclicas de sobreproducción del capitalismo mundial. Gran Bretaña en diversas oportunidades reconoció como límite entre Venezuela y la Guayana Británica el río Esequibo, en la cuarta década del siglo XIX inicia el proceso de expansión de la penetración al oeste del río Esequibo forzando mapas que movilizan la línea fronteriza hasta alcanzar la máxima aspiración británica que se adentraba de manera considerable en el territorio del actual estado Bolívar de Venezuela. Venezuela de acuerdo con su condición, atendiendo sus circunstancias protesta hasta donde le es posible. La riqueza aurífera y maderera de la zona es demasiado tentador para el siempre hambriento imperio británico que sin embargo se ve detenido por la disposición norteamericana de defender lo que ya comienza a considerar como su zona de influencia y su patio trasero. Por esto no toman posesión simplemente del territorio venezolano con lo que permanentemente amenazan y por eso acceden con los Estados Unidos a un tratado de arbitraje en 1897, que le imponen a Venezuela. Dos jueces norteamericanos, dos jueces británicos y un árbitro ruso conforman el tribunal de arbitraje que dicta el 3 de octubre de 1899 la fatídica sentencia que despoja a Venezuela de casi 160 mil kilómetros cuadrados de territorio. Nuevamente Venezuela protesta en la medida de sus posibilidades y en la medida de sus circunstancias nunca reconoce el contenido de la sentencia del laudo arbitral. No se estila que los países ni las personas que han acordado un proceso arbitral desconozcan la decisión porque esta no le es favorable. Venezuela después de un largo proceso de vicisitudes lo consiguió. Logró que su contención de que el laudo de París es nulo e írrito fuese aceptada y sustituida por el Acuerdo de Ginebra de 1966, inmediatamente antes de la independencia de la Guayana Británica. El 12 de noviembre de 1962, el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Marcos Falcón Briceño, hace una exposición en la Comisión de Política Especial de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), para denunciar el Laudo Arbitral de 1899 sobre límites entre Venezuela y la Guayana Británica, alegando componenda y vicios de nulidad justificativos de un despojo. En su exposición recalca que Venezuela considera nulo e írrito el Laudo Arbitral debido a lo que se conoce en derecho internacional como actos contrarios a la buena fe acaecidos por parte del gobierno británico y de los integrantes del tribunal. Argumentos de Venezuela sobre los vicios de nulidad del Laudo: Exceso de poder (ultra petita), por decretar libertad de navegación sobre los ríos Amacuro y Barima, lo que de acuerdo al Derecho Internacional, invalida cualquier laudo arbitral. Presentación de mapas adulterados, según Venezuela, por parte de Gran Bretaña en el Tribunal Arbitral. Ausencia de Motivación en la Decisión arbitral. El Tribunal otorgó 17.604 km² a Gran Bretaña reconocidos como venezolanos por el propio gobierno británico. La línea fronteriza supuestamente fue impuesta a los jueces por el gobierno británico. El Presidente del Tribunal arbitral coaccionó a los jueces para aceptar la demarcación británica. Esta demarcación fue una "componenda", así lo calificaron algunos funcionarios británicos, según Venezuela. Venezuela fue engañada y el Reino Unido actuó en modo contrario a la buena fe del derecho internacional. Venezuela fue informada luego de que el Laudo Arbitral tomara las decisiones. Componenda de los países miembros del Tribunal arbitral. Para los británicos el argumento venezolano era insostenible porque: Todos aquellos que participaron en el laudo arbitral ya habían muerto. Venezuela había aceptado el laudo arbitral como "un arreglo pleno, hecho y derecho y conclusivo". El estudio de los documentos reveló, según los británicos, que Venezuela no tenía una razón válida. Venezuela ni siquiera intentó probar sus razones para invalidar el Laudo Arbitral. Luego de la denuncia de Venezuela del Laudo el 12 de noviembre de 1962, el representante de Reino Unido mostró sus alegatos concerniente a la denuncia del país suramericano. Cuatro días después de la denuncia venezolana, la ONU emite una declaración donde los gobiernos de Venezuela, Reino Unido y el de su colonia de Guayana Británica, iniciarán una revisión de la documentación de cada una de las partes relativas al asunto. Como resultado del examen tripartito de la documentación se llega a las siguientes conclusiones: 1. Venezuela tuvo que aceptar el Tratado de Arbitraje de 1897 bajo presión indebida por parte de los Estados Unidos y la Gran Bretaña, los cuales negociaron las bases del compromiso con exclusión del Gobierno venezolano, al cual se le dieron explicaciones que lo indujeron a error. 2. Estados Unidos y Gran Bretaña acordaron desde el comienzo de la negociación que ningún jurista venezolano habría de formar parte del Tribunal de Arbitraje. 3. Aun cuando sustanciales reservas venezolanas al Tratado no fueron tomadas en cuenta por los más directos negociadores del mismo, Venezuela interpretó el compromiso arbitral en el sentido de que la decisión del Tribunal debía ser de estricto derecho. 4. El llamado Laudo del 3 de octubre de 1899 es nulo. Esta nulidad se fundamenta: a) En la falta de motivación de la decisión. b) En que los árbitros no tuvieron en cuenta, para dictar su fallo, las reglas de derecho aplicables y, en particular, el principio del Utis Possidetis Juris; y tampoco hicieron esfuerzo alguno de investigación en lo que concierne a los territorios que pertenecían, sea a los Países Bajos, sea al Reino de España, para la época de la llamada adquisición (Art. III del Tratado de Arbitraje). c) En que los árbitros no decidieron cómo debía computarse el plazo de 50 años de prescripción, ni lo aplicaron según lo acordado en el Tratado de Arbitraje. d) Sin que estuvieran facultados para ello por el compromiso arbitral, los árbitros establecen y reglamentan en su sentencia la libre navegación de dos ríos fronterizos, y por cierto en contra de Venezuela. e) El hecho de que el llamado Laudo fue efecto de un compromiso diplomático explica que los árbitros no tomaran en cuenta las reglas de derecho contenidas en el Tratado Arbitral. Los documentos contemporáneos, mientras revelan que los árbitros eran conscientes de ello, confirman el hecho al que califican de "componenda y farsa." 5. Los representantes de Gran Bretaña presentaron al Tribunal de Arbitraje mapas a los que se atribuían decisiva importancia, los cuales habían sido adulterados en el Colonial Office. 6. La línea del llamado Laudo había sido preparada en el Colonial Office en el mes de julio de 1899, o sea con varios meses (la antelación respecto de la sentencia). Esta línea de frontera fue impuesta a los árbitros americanos por el Presidente del Tribunal, el profesor ruso de Martens, por medio de la coacción. 7. Venezuela nunca ha dado asentimiento al llamado Laudo del 3 de octubre de 1899. La participación de Venezuela en la demarcación de la frontera revistió un carácter puramente técnico. A ello fue forzado el país por circunstancias para él insuperables. Tanto el Gobierno como el pueblo venezolano, en cuanto y como les fue posible, pro-testaron el llamado Laudo de 1899. La confrontación de informes y de documentos de expertos de ambas partes resultó en el Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero de 1966, instrumento aún vigente mediante el cual se obligan ambas partes a encontrar un acuerdo práctico para una solución satisfactoria a la controversia. Cuando Gran Bretaña decide conceder la independencia a la Guayana Británica dentro de la Commonwealth el 26 de mayo de 1966, denominándose a partir de entonces como República Cooperativa de Guyana, ésta sería Estado parte, tal como lo establece el artículo 7º del Acuerdo de Ginebra. Por ello Guyana ratificó el Acuerdo de Ginebra el mismo día de su independencia, reconociendo de esta forma la reclamación venezolana sobre el territorio al margen occidental del río Esequibo. Argumentar es una actividad que se puede verificar en cualquier ámbito en el cual sea necesario emitir un razonamiento para demostrar o probar una proposición, o bien para convencer a otro(a) de aquello que se afirma o niega. En consecuencia, por argumentación jurídica ha de entenderse aquel tipo de razonamiento que se formula en alguno de los niveles en que se utilizan normas del derecho y en los cuales sea necesario convencer. No cabe duda de que la decisión judicial debe estar basada en una argumentación correcta, esta argumentación tendrá correlato en su discurso jurídico. La argumentación jurídica, se concibe como una actividad lingüística, a esa actividad se le designará como “discurso”; en el discurso jurídico se trata de un caso especial, porque la argumentación jurídica tiene lugar bajo una serie de condiciones metódicas. Entre éstas, existen la sujeción a la ley, la obligada consideración de los precedentes, su encuadre en la dogmática elaborada por la ciencia jurídica organizada institucionalmente y las limitaciones a través de las reglas del ordenamiento procesal. La decisión judicial basada en una argumentación jurídica bajo condiciones limitadoras, evita que el juez actúe con arbitrariedad pues su decisión estará basada en una argumentación racional. La justificación, entonces, implica sustentar la opción interpretativa en una base argumentativa coherente y aceptable. La expectativa de soluciones no sólo jurídicas, sino correctas, es observada por gran parte de los teóricos de la argumentación. La razón de mayor peso en la contención venezolana de considerar nulo e írrito el laudo de 1899 es precisamente la falta de argumentación en la decisión. Unos jueces que se creyeron todopoderosos y por encima de la legalidad, no se consideraron obligados a justificar una decisión agresiva, arbitraria e irrespetuosa que se impondría a un debilitado país suramericano. No cabe duda que al tener en consideración lo que los autores definen como argumento sistemático, confirman la afirmación sostenida en la introducción de este trabajo, esto es, que la argumentación tiene como base la interpretación, pues primero tenemos que interpretar la norma que se aplicará al caso concreto y después dar las razones y justificación del porqué la norma que interpretamos es aplicable al caso concreto. Por todo lo anterior debo decir que interpretar sistemáticamente un precepto legal es reconocer que un precepto no se encuentra aislado del ordenamiento jurídico, ya que puede tener relación de manera horizontal o vertical con otros preceptos legales, ésta es una de las formas que el juzgador utiliza para interpretar las normas; de ahí que para argumentar la aplicación de un precepto cuya interpretación se hizo a través del método sistemático, debe ser utilizado este mismo argumento. El argumento sistemático entonces es la razón que se funda en que el precepto legal aplicado al caso a estudio pertenece a un sistema de normas que unidas o correlacionadas dan la justificación de su aplicación. Las razones que apoyan la interpretación sistemática son fundamentalmente cuatro: I. La conexión material entre preceptos que regulen la misma materia. II. Las razones lógicas que apelan a la unidad íntima de conexión de los apartados de un artículo. III. Los motivos gramaticales, que exigen tomar en consideración la totalidad del artículo para entender o interpretar una parte. IV. Las razones históricas a los antecedentes doctrinales. Argumentación sistemática es lo que ha desarrollado Venezuela en el caso de la reclamación sobre la Guayana Esequiba. Producto de la investigación exhaustiva de carácter histórica, esgrimiendo títulos y razones de mucho peso a favor de las posiciones venezolanas. Poco razonamiento jurídico se aprecia en contra de la posición venezolana. Fuentes consultadas: http://laguayanaesequiba.blogspot.com/2009/11/la-guayana-esequiba-la-onu-y-el-buen_09.html https://es.wikipedia.org/wiki/Guayana_Esequiba Atienza, Manuel (2007) Las Razones del Derecho. Teorías de la Argumentación. Moreno Cruz, Rodolfo. Boletin Mexicano de derecho comparado (enero-abril 2012) Argumentación jurídica, ¿por qué? ¿para qué? Ureta Guerra, Juan Antonio, Técnicas de Argumentación Jurídica para la litigación oral y escrita. Jurista Editores, La Lima, Perú, 2010.

Compartir este post
Repost0

Comentarios

Presentación

  • : conversemos de educación y algo más
  • : Espacio para compartir sobre diversos temas de actualidad con énfasis en Educación, Historia y Política
  • Contacto

MUY IMPORTANTE!!!

visita también: http://grupo-acf.com/  

contáctanos:

 lenpolca@gmail.com

Páginas