artículo sobre currículo

¿En qué piensa usted cuando se dice currículo?

HABLEMOS SOBRE CURRÍCULO

¿Qué es, Cuál es su función y cuál su importancia?  ¿En qué consiste la planeación curricular? ¿En qué   nivel de planeación curricular incide el docente?

       Cuando se usa la palabra Currículo, usualmente quien la escucha puede pensar en la hoja de vida de una persona donde están resumidos datos biográficos y profesionales que lo califican para algo, generalmente una actividad en el ámbito laboral. Etimológicamente, esta palabra de origen latino quiere decir carrera.

       Pero aquí queremos abordar  el currículo en su dimensión educativa para lo cual lo definiremos como un proyecto, un modelo, un ideal de formación de los individuos y de toda una sociedad en su conjunto. La función básica del currículo es orientar y dirigir la acción educativa formal sobre la base de un conjunto de criterios, lineamientos, principios, concepciones y dimensiones para responder y alcanzar unos propósitos y objetivos declarados, que constituyen compromisos de enseñanza y de aprendizaje.

       Para hablar de currículo hay que partir de qué entendemos por educación; precisar cuáles son sus condiciones sociales, culturales, económicas, políticas, etc. Precisando sí su real función es hacer posible que los estudiantes desarrollen las capacidades que como personas tienen, se relacionen adecuadamente con el medio social e incorporen la cultura de su época y de su pueblo.

       El currículo establece lo que se aspira que el docente enseñe y lo que se aspira que el estudiante aprenda. Deriva de una visión del mundo, de país, de sociedad bien sea para reproducirlo o para transformarlo. No puede ser separado de la totalidad de la sociedad, debe estar históricamente situado y culturalmente determinado. Es un acto político que objetivamente busca la emancipación o no, de las clases populares. Constituye una construcción desde el saber pedagógico, en cuyo proceso intervienen diferentes fuentes de saberes y conocimientos; cuya importancia radica en su carácter rector de todo el proceso formal de educación que se desarrollará tan sólido, lógica y coherentemente como se encuentre diseñado y concebido el currículo.

       El momento de planeación curricular, representa un espacio fundamental, por cuanto constituye el momento de inventar, de crear, de pensar, de concebir, de delinear, de definir,  el modelo o proyecto educativo en función del tipo de sociedad y de hombre que se desee formar. Con un basamento filosófico, histórico, político, pedagógico, sociológico, psicológico, axiológico y teleológico determinado se realiza una construcción que abarca un plan de estudios, unos contenidos, unas estrategias generales para orientar los procesos de enseñanza, de aprendizaje y de evaluación y unas orientaciones generales sobre la administración curricular. Usualmente en este momento también se define, además de objetivos, principios, lineamientos y propósitos, cómo debe ser el estudiante que ingresa, cómo debe ser el docente que lo acompañará y cómo será el egresado.

       Existe un currículo explícito que sería del que venimos hablando con anterioridad y el currículo implícito o intenciones no declaradas que será entonces el subconsciente de la organización y el funcionamiento escolar. El currículo explícito tiene carácter legal normativo y debe ser abierto, flexible, inclusivo, reflexivo y que atienda la diversidad.

       El ser humano se desarrolla y desenvuelve en una determinada estructura económico-social, constituida por componentes o elementos interdependientes o interactuantes que funcionan de una manera integrada para lograr propósitos. Dentro de la estructura social todos estamos vinculados de una u otra manera al proceso educativo, se aprende en la vida, es decir, todos somos educandos o educadores, siendo sus principales agentes la familia, los medios de comunicación masiva, los centros de trabajo, etc. Se aprende también en la escuela, esta es la educación organizada y dirigida de manera sistemática por el Estado o sectores privados a lo que se conoce como Sistema Educativo cuyos agentes son la escuela y el maestro.

       La sociedad, o los grupos que detentan el poder dentro de ella, en un ejercicio más o menos democrático, según sea el caso,  es la que marca el rumbo, estableciendo para cada momento de su evolución histórica un tipo regulador de educación del cual no podemos apartarnos. La educación que necesita una sociedad de acuerdo a su sistema de valores, tipo de personas que espera que su escuela forme, la naturaleza de su cultura, las necesidades e intereses de sus individuos, etc., tendrá que determinarlo la misma sociedad y lo concretara en los planes o estructuras curriculares.

       La sociedad venezolana en diciembre de 1999, aprobó una nueva constitución nacional que estableció en su articulado una nueva definición de país y un conjunto de normas programáticas como grandes aspiraciones de todo el conglomerado social, a partir de ese momento debía iniciarse el natural proceso de desarrollo constitucional dictando todas las disposiciones legales nuevas que fuesen requeridas por las declaraciones contenidas en el texto constitucional, derogando aquellas que tuviesen contradicciones con él y ajustando todas aquellas que fuesen reformables. Diez años después, con un inexplicable e irresponsable retraso se dicta la nueva ley orgánica de educación que establece los principios generales sobre los cuales se orientará el sistema educativo venezolano. De ella derivarán todas las leyes especiales y reglamentos a que hubiere lugar derivarán así como los rediseños, diseños ajustados o nuevos diseños curriculares, según sea el caso. Especial mención merece aquí la ley especial enunciada en la ley orgánica de educación que regulará todo lo relacionado con la formación docente, en la cual el Estado venezolano consagrará todas las ideas orientadoras para formar el educador que considera necesario para los nuevos tiempos.

       Toda educación tiene necesariamente su fuente o raíces en una interpretación del hombre y la sociedad. Es fundamental que las fuentes de currículo aparezcan de manera explicita en el producto educacional y el modelo adoptado para la elaboración del Currículo. Las fuentes del currículo son las convicciones respecto a lo que existe y respecto a lo que es de desear, las convicciones son interpretaciones de la realidad existencial y lo que es de desear son los valores. Son los valores los que permiten definirlas y por lo tanto, es en ellos, en donde hay que encontrar la fuente primera de los proyectos educacionales. Los valores y las convicciones no está aislados no son particulares de grupo. Están vinculados entre sí por nexos lógicos, por lazos afectivos y por causas históricas.

        La planeación curricular es un proceso educativo y de educadores, sin obviar el carácter inter y transdisciplinario que ella adquiere cuando se percibe el currículo en su justa medida y dimensión, siendo indispensables además de los educadores, filósofos, sociólogos, politólogos, entre otros. Pero hay un momento que se relaciona con la planificación de curso y con la planificación en y para la actividad de aula, asociadas con el microplaneamiento que puede considerarse como el momento exclusivo y estelar de los docentes; en ese momento ellos recrean y concretan todo el modelo diseñado y asumido por una sociedad en una realidad específica; a través de una manera particular de desarrollar la administración curricular.

Profesor Leonardo Poleo

Presentación

Calendario

July 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      
<< < > >>

MUY IMPORTANTE!!!

visita también: http://grupo-acf.com/  

contáctanos:

 lenpolca@gmail.com

 
Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados